viernes, 24 de febrero de 2017

Orejas de Carnaval

PREPARACIÓN

Paso 1:

Derrite la mantequilla en una olla al fuego o en el microondas y mézclala en un bol con el anís, el huevo, la ralladura de limón, el agua (que esté caliente, aunque no hirviendo), el azúcar y la sal, que ayuda a potenciar el sabor en repostería. Bate todo bien hasta conseguir una mezcla homogénea.

Paso 2:

Incorpora a la mezcla poco a poco la harina tamizada. Amasa unos 10 minutos, seguidamente envuelve la masa en papel film y déjala reposar al menos una hora.

Paso 3:

Agarra trocitos de masa pequeños (como del tamaño de una nuez…) y estíralos encima de la mesa. No debes añadir harina para que no se peguen. Si lo necesitas, expande una cucharada de aceite sobre la superficie.

Paso 4:

Ahora, ¡a freír!. Echa un buen chorro de aceite en una sartén amplia y calienta a fuego medio. Fríe las orejas por los dos lados: tomarán color de forma rápida e inesperada. Cuando estén listas, deja reposar sobre un plato con papel absorbente o de cocina y espolvorea con azúcar glas. ¡Sirve y a degustar!

Presentación:

Puedes acompañar con mermelada de frutos rojos, miel, nata o lo que te apetezca. Además de azúcar glas puedes espolvorear canela. Estas orejas son el picoteo perfecto para matar el hambre o para una rica merienda.

Truco:

Cuando estés dándole forma con el rodillo, procura que te queden muy muy finitas. Si no, después no serán tan apetecibles.

INGREDIENTES:

• Huevos ( 1 )

• Licor ( de anís, 25 ml. )

• Harina ( 250 gr. )

• Sal ( una pizca )

• Mantequilla ( 50 gr. )

• Azúcar glas ( 60 gr. y un poco

más para espolvorear )

• Limón ( ralladura de un limón pequeño )

• Agua ( 75 ml., caliente )

• Aceite de oliva ( para freír )

martes, 21 de febrero de 2017

Mousse de limón

INGREDIENTES

•Zumo de 2 limones •3 cucharas de gelatina sin sabor • 150 grs. de yogur natural azucarado• 1 cucharilla de ralladura de limón •2 claras de huevo

•5 cucharadas de azúcar y un vaso de agua



 Hidratar la gelatina en un poco de agua fría durante cinco minutos.

Aparte, poner en una olla pequeña el agua y la ralladura de limón con dos cucharadas de azúcar.

Llevar a ebullición y en cuanto hierva, retirar del fuego.

 Mezclar con unas varillas el yogur, el zumo de limón y el azúcar restante.

Añadir la gelatina hidratada y el agua caliente con la ralladura de limón.

Agregar la mezcla de yogur y mover despacio con las varillas.

 Batir las claras a punto de nieve firme.

Añadirlas a la mezcla anterior, con movimientos envolventes hasta que todos los ingredientes se vean bien integrados.

Verter el mousse en unos vasos.

Llevar al frío durante cuatro horas.


Más de Cocina
Ed. Imp.
El equipo de salatta
Ed. Imp.
Mousse de limón
Ed. Imp.
Croquetas de brócoli


lunes, 20 de febrero de 2017

Helados caseros



Existen tres tipos básicos de helado, cada uno de los cuales se hace de forma diferente. Los dos primeros son rápidos y fáciles. El helado de natillas, a base del clásico helado de vainilla, lleva un poco más de tiempo, pero no presenta ningún problema si se siguen las instrucciones paso a paso.

Uno de los helados más sencillos es el de frutas ¿Quién puede resistirse a un helado de fresas o al fresco aspecto de uno de limón, en un día de verano? Para permitirse el lujo, basta con hacer un puré de frutas y se le agrega un poco de nata. En realidad, es lo mismo que hacer una crema de frutas y ponerla a helar. La ventaja de este tipo de helado es que no quiere cocción, en caliente, o sólo muy poca.

La fruta debe hacerse puré, si se tritura la fruta en la batidora, el helado tendrá mejor consistencia. Si la fruta tiene muchas pepitas, siempre hay que colar el puré para eliminar las semillas. El azúcar glas es el que mejor liga con la fruta tamizada. La proporción básico del helado de frutas incluye partes iguales de puré de frutas y nata, aunque puede variar un poco de una receta a otra.

El método para hacer el helado consiste en mezclar el puré de frutas con la nata, con movimientos envolventes para que esta no pierda aire. Luego, se echa la mezcla en el molde. Se cubre el recipiente y se pone en el congelador. Se deja durante 45 minutos. Cuando el helado haya formado una película semicongelada, se retira del congelador. Se pasa a un cuenco y se bate a fondo con una cuchara de madera, para romper los cristales de hielo. Entonces se vuelve al congelador, otros 45 minutos. Se vuelve a retirar y se bate por segunda vez. De nuevo al congelador hasta que haya cuajado. Así queda listo para servir o guardar.


domingo, 19 de febrero de 2017

Torta de café, leche condensada y chocolate



Para hacer esta torta de café, leche condensada y chocolate, el único requisito es que tienes que prepararla unas horas antes de que la quieras comer, pues necesita un tiempo en el congelador para que cuaje y adquiera cuerpo. Por lo demás todo es muy sencillo, pues no necesitas nada más que una batidora de mano.

Ingredientes

• 2 tazas de café fuerte

• 200 g de chocolate para postres

• ½ lata de leche condensada

• 200 ml de nata líquida

• 250 g de galletas maría rectangulares

Preparación

Comenzaremos preparando el café, lo ponemos en un bol grande y lo reservaremos.

Por otra parte, fundimos en un bol el chocolate troceado en el microondas durante intervalos de 30 segundos, removiendo para que no se nos queme. Reservamos para que se vaya templando.

Una vez que el chocolate esté templado añadimos, removiendo con una espátula, la nata líquida, la integramos junto a la leche condensada. Batimos la mezcla con la batidora de mano hasta que la veamos fina y sin grumos.

Con film de cocina forramos un molde rectangular, vamos remojando unas galletas en el café y las colocamos en la base del molde, añadimos una parte de la crema por encima. Vamos repitiendo esta operación hasta acabar con las galletas y la crema de chocolate.

Tapamos con film de cocina y dejamos la tarta durante tres horas en el congelador. Desmoldamos y servimos una vez descongelada.


sábado, 18 de febrero de 2017

Conservar el pan



Los tiempos en los que el pan se quedaba duro de un día para el siguiente han llegado a su fin, ya que este alimento tarda bastante días en ponerse mal, aunque es difícil comérselo cuando está más duro que una piedra o se ha convertido en un chicle imposible de masticar. La clave está en mantener el grado óptimo de humedad. A continuación algunos trucos y claves para que puedas disfrutar del pan durante varios días:

• La elección del pan

Muchas veces al comprar la barra de pan más barata supone la opción más cara, ya que lo que sobre no se mantendrá tan bien como un pan de calidad, con la dosis adecuada de cada ingrediente por lo que acabaremos tirando más pan que si nos gastamos unos pesos más y lo podemos aprovechar durante más tiempo.

Los panes elaborados con algún tipo de grasa, mantequilla o aceite durarán más tiempo frescos y esponjosos.

• Dejar enfriar

Cuando llegamos a casa con el pan recién hecho y aún caliente hay que dejarlo enfriar completamente antes de meterlo en una bolsa ya que el calor lo humedece y se queda correoso.


viernes, 17 de febrero de 2017

EMPANADAS RELLENAS DE MANZANA



Ingredientes

• 12 obleas de hojaldre

• 3 manzanas

• 1 cucharada de mantequilla

• ½ cucharadita de canela

• Ralladura de 1 limón

• 3 cucharadas de uvas pasas y dos cucharadas de piñones

Preparación

Pelamos las manzanas y les quitamos el corazón. Las cortamos en daditos y las rociamos con el zumo de limón para que no se oxiden. Derretimos la mantequilla en una sartén y agregamos las manzanas, el limón rallado, la canela, las pasas y los piñones.

Mezclamos y cocinamos a fuego suave hasta que la manzana quede blandita. Retiramos del fuego y dejamos enfriar.

Extendemos las obleas. En el centro de éstas colocaremos una cucharada del relleno de manzana. Las cerramos sobre sí mismas para obtener las empanadas. Colocamos las empanadas sobre una placa de horno forrada con papel antiadherente. Horneamos a 180ºC hasta que las empanadas queden bien doradas.

jueves, 16 de febrero de 2017

FLAN DE MANZANA

Ingredientes

• 4 manzanas

• 5 huevos

• 8 cucharadas de azúcar

• ½ l. de leche y caramelo líquido

Preparación

Pelamos y troceamos las manzanas. Las ponemos en un cazo con dos cucharadas de azúcar y un vaso de agua. Ponemos al fuego y dejamos cocer hasta que estén tiernas. Escurrimos y reservamos.

En un bol batimos los huevos con la leche y el resto del azúcar.

Caramelizamos un molde para horno y ponemos dentro las manzanas y la mezcla que hemos batido. Horneamos al baño María, a temperatura media, durante 40 minutos.

Pinchando con una aguja comprobaremos si se ha cuajado el flan o no. Si no está cuajado, lo dejamos cociendo más tiempo. Sacamos del horno y dejamos enfriar antes de desmoldar.