jueves, 15 de junio de 2017

El postre de Chirimoya

INGREDIENTES

•15 ml de leche •200 grs. de nata para montar •120 grs. de azúcar •300 grs. de pulpa de chirimoya (la obtenemos al pelar y quitar los pepas de una chirimoya mediana) •3 claras de huevo •4 grs. de gelatina en polvo sin sabor

1.

Triturar la pulpa de chirimoya con una batidora potente hasta dejar una mezcla lo más fina posible.

Poner la mezcla en un bol amplio.

Hidratar la gelatina en agua fría.

Batir la nata con la ayuda de unas varillas eléctricas, añadiendo 70 grs. de azúcar poco a poco antes de que terminen de montarse. Reservar.

2.

Calentar un poco los 15 ml. de leche y añadir la gelatina ya hidratada hasta que se disuelvan completamente.

Montar las claras, añadiendo poco a poco los 50 grs. de azúcar que quedan.

Añadir la leche con la gelatina a la pulpa de la chirimoya, remover bien. Agregar la nata montada, con la ayuda de una lengua de silicona, con movimientos envolventes.

Cuando se haya integrado la nata, hacer lo mismo con las claras montadas.

3.

Una vez todo integrado verter en vasos o copas y dejar cuajar en el frigorífico.

Decorar con unas hojas de hierbabuena.



miércoles, 14 de junio de 2017

Ovejitas

INGREDIENTES

•6 magdalenas •2 gotas de esencia de vainilla

•Chocolate para derretir, cantidad necesaria •Malvaviscos pequeños, cantidad necesaria •4 pedazos de queque (para la cabeza) •4 cucharas de glase

PREPARACIÓN

1. Para las cabezas de ovejas:

Mezclar las migajas de queque con la esencia de vainilla.

Hacer 6 redondos un poco alargados.

Llevar a la heladera durante 15 minutos.

Derretir el chocolate a baño María.

2. Sacar las bolitas de queque, de una en una, de la nevera.

Dejarlas caer en el chocolate derretido.

Sacar con cuidado, quitar el exceso y colocar las bolitas sobre el papel encerado.

Romper un mini malvavisco en tres partes.

3. Utilizar dos tercios para dar la forma a las orejas.

Cortar dos redondos para los ojos.

Cubrir las magdalenas con una pequeña cantidad de glaseado, solo lo suficiente para cubrir la parte superior.

4. Colocar una cabeza de oveja en la parte superior.

A continuación, rodear la cabeza y el resto de la parte superior con mini malvaviscos.

Repetir la operación con el resto de los

cupcakes.


martes, 13 de junio de 2017

GALLETAS SALADAS DE SÉSAMO Y PARMESANO



Ingredientes

• 40 g de queso parmesano en polvo

• 100 g de harina

• 1 clara de huevo

• 60 g de mantequilla ablandada

• 1/2 cucharadita de levadura

• 1 cucharada de semillas tostadas de sésamo

• Sal

Preparación

Disponemos en un cuenco la mantequilla, la harina tamizada con la levadura y el queso parmesano. Salamos y amasamos hasta obtener una mezcla homogénea. Estiramos la masa con el rodillo entre dos hojas de papel de horno y la dejamos reposar en la nevera alrededor de una hora. Precalentamos el horno a 180ºC.

Cortamos las galletas con un cortapastas, las pintamos con el huevo batido y las espolvoreamos con el sésamo. Hornearlas unos 15 minutos o hasta que estén doradas.

lunes, 12 de junio de 2017

Mito del pan blanco

Un estudio publicado en Cell Metabolism examina las peculiaridades del pan blanco y el integral para averiguar cuál es más sano. Los investigadores han analizado las respuestas glucémicas frente a ambos productos y, en principio, no existen diferencias clínicamente significativas entre ellos. Con los datos obtenidos, han ideado un algoritmo capaz de predecir cómo puede afectar variar el tipo de pan en la dieta.

El pan forma parte de nuestra dieta, si bien desde algunos años se cuestionan los ingredientes seleccionados para su elaboración y el aporte nutricional que supone para el consumidor. Con el fin de valorar el tipo de pan más saludable para la población, científicos del Instituto Weizman, en Israel, han comparado los efectos sobre la salud humana del alimento blanco e integral.

A pesar de los múltiples trabajos existentes sobre qué tipo de producto es más sano, este es el primero que analiza "bajo criterios clínicamente relevantes" cuál es más beneficioso en función de sus efectos sobre el microbioma, es decir, sobre el conjunto de microbios que viven en el intestino humano.

Para realizar el experimento, publicado esta semana en Cell Metabolism, los investigadores separaron a los sujetos participantes en dos grupos: uno de ellos aumentó el consumo de pan blanco durante una semana "alrededor del 25 por ciento de sus calorías" y el otro hizo lo mismo con el trigo integral. Después de un período de dos semanas sin pan, repitieron el proceso invirtiendo sus dietas. Antes del estudio y a lo largo del tiempo que duró, los expertos midieron diversos parámetros, como los niveles de glucosa, minerales esenciales, colesterol, enzimas renales y hepáticas y varios marcadores de inflamación y daño tisular.

Asimismo, analizaron la composición de los microbiomas de los participantes. En los resultados obtenidos, los autores han concluido que ninguno de los criterios permite asegurar que haya un pan más saludable.

"En contra de nuestras expectativas, no hubo diferencias clínicamente significativas en los efectos de estos dos tipos de pan en cualquiera de los parámetros que medimos", asegura Eran Segal, uno de los investigadores principales de la investigación.

Sin embargo, basándose en algunos de sus trabajos anteriores "en los que descubrieron que cada persona tiene una respuesta glucémica diferente para una misma dieta", los expertos sospecharon que algo más complicado podría estar ocurriendo.

Al analizar los niveles de azúcar en sangre, observaron que aproximadamente la mitad de los participantes respondían mejor al pan de harina blanca procesado y la otra mitad al pan de trigo entero. Con los datos obtenidos, el grupo de investigadores ha ideado además un algoritmo capaz de predecir cómo puede afectar variar el tipo de pan en la dieta.

Nuevo paradigma alimentario

Hasta ahora, los valores nutricionales de los alimentos se aplicaban por igual a todas las personas. De ahí que los autores destacan las conclusiones de este trabajo como “potencialmente muy importantes”.

Según Eran Elinay, otro de los científicos principales del estudio, “los resultados apuntan hacia un nuevo paradigma: diferentes personas reaccionan de manera distinta al ingerir los mismos alimentos”.

Elinay destaca que este estudio podría permitir “dar consejo a las personas sobre qué alimentos le serán más apropiados según su microbioma”.

A raíz de los recientes hallazgos, el equipo israelí no descarta profundizar en nuevas líneas de investigación, como incluir la cantidad de cada tipo de pan que es necesario consumir para estar saciado.

viernes, 9 de junio de 2017

Y si de empanadas se trata...


Sabrosas, asequibles, pero sobre todo imposibles de olvidar sus sabores, así son las empanadas argentinas, que poco a poco comienzan a agradar a los cruceños y en la ciudad de los anillos es cada vez más amplia su oferta.
República, Doce y El Rancho son algunos de los locales que en su menú incorporan las empanadas argentinas con distintos rellenos.

Horneadas al momento
En República manejan cuatro sabores: carne y pollo jugoso, la de espinaca y queso cremoso. El costo por unidad es de Bs 10 y las encontrás en cualquiera de sus sucursales. Pueden ser pedidas a cualquier hora del día y se disfrutan como entrada, desayuno, en el almuerzo, a media tarde o como una cena ligera.

Para todos los gustos
Son 14 los sabores que El Rancho tiene a disposición del comensal: carne y pollo (con o sin picante), acelga (queso o salsa blanca), atún, jamón y queso (o también con cebolla), queso y cebolla, choclo y queso, roquefort con jamón, huminta o sfija (empanada árabe).
El costo es de Bs 9 y cada sabor puede acompañarse con refrescos, té, café, cerveza, vino, además de las infaltables salsas caseras.

Al paso
Los food truck son la novedad en el mundo y Bolivia está creciendo en esto. Doce es uno de ellos y justamente la cantidad de sabores que ofrece son, como dice su nombre, 12: carne, pollo, malbec, queso, tres quesos, jamón y queso, espinaca y queso, choclo, champiñón y tocino, camarón y queso, verdura y capresse. El costo es según la variedad, pero las hay desde Bs 6.
Ahora que ya sabés cuáles son las opciones, ¿qué esperás para ir por las empanadas?

jueves, 8 de junio de 2017

PANQUEQUES DE PLÁTANO



Ingredientes

• 1 plátano maduro

• 30 gramos de harina de avena

• 1 chorrito de bebida vegetal

• 1 cucharada pequeña de levadura química

• Opcional: 30 gramos de proteína en polvo

• Una cucharada de aceite (y unas gotas para la sartén)

Preparación

Para hacer las tortitas veganas vas a necesitar una batidora de mano y una sartén antiadherente pequeña. La idea es meter todos los ingredientes excepto la bebida vegetal en la batidora, batir bien hasta que esté bien integrado todo e ir añadiendo la bebida vegetal poco a poco hasta que encontremos una consistencia cremosa y sin grumos.

Calentamos una sartén antiadherente pequeña y vamos echando la mezcla en pequeñas cantidades para que salgan más tortitas y no una sola y grande. Es importante que no echemos todo de golpe para que la cocción sea adecuada. Es preferible tener más tortitas más finas, que se harán mejor en la sartén.

Cuando estén doradas por los dos lados (dar la vuelta con cuidado) se colocan en el plato y se acompañan de lo que queráis: un chorrito de miel, unos trozos de fruta cortada, un poco de sirope, etc.

miércoles, 7 de junio de 2017

MUFFINS DE CACAO Y PLÁTANO

Ingredientes

• 2 plátanos maduros

• 180 g de harina

• 150 ml de leche de arroz (u otra leche vegetal al gusto)

• 2 cucharadas de aceite de girasol

• 20 g de cacao sin azúcar

• 70 g de azúcar de caña integral

• 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio

• 1/2 cucharadita de sal

• 1/2 cucharadita de levadura de repostería

Preparación

En un recipiente aplastamos los plátanos con un tenedor, hasta obtener un puré. Añadimos el azúcar y batimos vigorosamente para obtener una crema suave. Añadimos el aceite, la sal y el bicarbonato de sodio. Lo batimos todo bien.

Por último, incorporamos la harina tamizada con la levadura, alternándola con la leche de arroz y volvemos a batir hasta obtener una mezcla homogénea. Dividimos la masa, repartiéndola en dos cuencos. En uno añadimos el cacao tamizado y mezclamos bien.

Untamos seis moldes antiadherentes con un poco de aceite y vertemos en cada uno cucharada de masa blanca, sobre ella ponemos una cucharada de masa con cacao, continuamos hasta terminar con ellas y llenando el molde hasta los 2/3. Cocinamos en horno precalentado a 180 ° C durante unos 15 minutos.